• Lydia Blanco Rodríguez

Desacuerdo en la vacunación de los hijos

Empezamos un 2022 marcado por el alto índice de contagios y el debate sobre la conveniencia o no de vacunar a los más pequeños de la casa seguro que ha sido el protagonista de muchas sobremesas.


¿Qué pasa si los padres no se ponen de acuerdo en vacunar al hijo común contra la COVID?, ¿qué sucede si uno de los dos quiere pero, sin embargo, el otro se niega a la administración de la vacuna?

La decisión sobre vacunar o no a los hijos forma parte de la esfera relativa a la patria potestad, por lo que corresponderá a ambos padres, como titulares del ejercicio de la misma, tomarla conjuntamente. Son los progenitores, en el ejercicio de la patria potestad, quienes han de adoptar las decisiones que les correspondan como representantes legales del menor, por cuanto son los llamados a suplir los déficits de capacidad del niño que, por su edad, no puede legalmente decidir y necesita que sus padres se pongan de acuerdo para hacerlo en su nombre. En caso de que el desacuerdo sea persistente y la vía del diálogo fracase, se deberá instar un procedimiento de jurisdicción voluntaria a efectos de desbloquear esta situación, siendo la opción legal la de asignar a uno de los progenitores dicha responsabilidad.


¿Cuál será la piedra angular sobre la que el juez tomará su decisión?

El interés superior del menor.

En ese sentido, ambos progenitores deberán argumentar el por qué de su postura para que el juzgador pueda ponderar las particularidades del caso concreto y decidir, pues, a qué progenitor le asignará esa responsabilidad.


¿Y se tiene en cuenta la voluntad del menor?

Depende de su edad y madurez.

En caso de que el menor haya alcanzado la edad de 12 años, deberá ser escuchado y se tendrá en cuenta su opinión.

Es importante mencionar que el menor que tenga ya 16 años tiene mayoría de edad sanitaria, por lo que no es que tenga que ser escuchado, sino que directamente podrá decidir por sí mismo.

¿Cuál está siendo la tendencia en nuestros juzgados?

Nuestros jueces están optando, generalmente, por la inmunización, siempre que no exista alguna causa que la desaconseje, pues se parte de la base de que la vacuna cumple con los estándares que exigen las agencias sanitarias internacionales y éstas han aprobado la vacunación.